¿QUÉ ES MINDFULNESS?

Updated: 7 days ago

Mindfulness es según palabras de Guy Armstrong:

“Saber lo que estás experimentando mientras lo estás experimentando”.

De fondo encontramos un aspecto esencial para comenzar la práctica; la “intención”, es decir, sacar la mente del funcionamiento automático para que actúe de forma consciente y atenta (darnos cuenta) en cualquier actividad o momento del día.


Sin embargo, no podemos dejar a un lado otro aspecto fundamental; la actitud, es decir, el cómo nos disponemos para hacerlo. En este sentido, la paciencia, la aceptación, sabiduría para saber soltar, confiar y abrirnos, sin prejuicios, a lo que suceda son algunas de las actitudes básicas que hemos de tener en cuenta a la hora de empezar y/o profundizar.


En definitiva, Mindfulness es una forma de parar y poner el foco de atención en algo; bien sea la respiración o algo del exterior, como puede ser el canto de los pájaros o algo visual. Sea lo que sea, y esto es muy importante, aceptándolo tal y como es, sin juzgarlo y con apertura de corazón (J. Kabat Zinn).


Adulto mayor practicando mindfulness en la naturaleza
Practicar mindfulness

¿Pero por qué motivo cobra sentido la práctica de Mindfulness? A través de Mindfulness desarrollamos la atención y la concentración y, al entrenarnos en este sentido, conseguimos evitar la disociación mente-cuerpo que tiene lugar la mayor parte del día. Es, por decirlo de alguna manera, tender un puente entre la mente y el cuerpo (estar conectado), para poder identificar tus propias sensaciones, emociones y pensamientos.


Profundizando en esto, nos damos cuenta de que el motivo de nuestra “dispersión” es el resultado de “no parar”, y hacerlo casi todo en piloto automático (estar desconectado). Podríamos decir que: “La vida es eso que ocurre mientras vives en piloto automático”. Pasa la vida y no te das cuenta de nada. Mindfulness te invita a hacer todo lo contrario; centrarte, para volver al presente, y prestar atención sea lo que sea que estés haciendo. Es cambiar del “modo hacer” (no parar) al “modo ser” (parar); habitarnos, conocernos, estar con nosotros mismos, aunque sea unos minutos al día y, si es posible, varias veces al día, puesto que cuidar de nosotros es una responsabilidad inherente.


Encontramos que el trasfondo de la meditación Mindfulness es como una investigación continua de la realidad; un análisis microscópico del proceso de percepción cuyo resultado descorre el velo de mentiras e ilusiones, a través del cual contemplamos el mundo. Es gracias al proceso de observación que llegamos hasta las mismas raíces de la conciencia.


Cuando lo hacemos de forma correcta, conseguimos liberar la mente de los obstáculos y limitaciones que nos impiden vivir con plenitud y autenticidad, al perturbar nuestra natural disposición a experimentar tranquilidad, paz y serenidad aún en medio de la vorágine de nuestra vida diaria. Por eso se dice, que a través de la atención plena o “sati” (óctuple noble sendero) las personas podemos liberarnos del sufrimiento al encontrarnos de frente con aquello que nos lo genera.



Mano de persona tranquila en paisaje
Liberarse del sufrimiento

Si te interesa este tema y quieres permanecer un rato más con nosotros Aquí. Te dejamos un pequeño artículo con las claves para empezar.